bmw-i8-08[3531]

El BMW i8 llega al final de su vida.

En el verano de 2011 BMW deslumbraba al mundo con el lanzamiento del i8 Concept, un prototipo que por aquel momento nos adelantaba las futuras líneas y características de lo que hoy en día todos conocemos como i8, el peculiar superdeportivo híbrido de BMW que se adelantó a su tiempo. Y que es por aquel entonces, BMW era una de las marcas que más apostaba por la electrificación así como por los combustibles alternativos como el hídrogeno, llegando a situarse como una de las pioneras en esta nueva revolución en el sector del automóvil.

Aquel prototipo, presentado tanto con carrocería Coupé como Spyder, hacía gala de un chasis monocasco fabricado en fibra de carbono reforzado con plástico mientras que los subchasis, tanto delantero como trasero, estaban construidos en aluminio, todo ello con el objetivo de mantener lo más bajo posible el peso final del conjunto y es que las mecánicas híbridas, por su propia naturaleza, tienden a aumentar la masa final del coche.

Sobre el capó delantero, a diferencia de lo que cabría esperar en un BMW, se encontraba un motor eléctrico de 131 cv alimentado por unas baterías que permitían ser recargadas en un enchufe convencional. El motor de gasolina se escondía detrás del habitáculo y estaba formado por un bloque de tres cilindros y 1.5 Litros de cubicaje capaz de alcanzar 223 CV y 300 Nm de par motor gracias al uso de un turbocompresor de doble entrada (TwinPower Turbo).

El BMW i8 de producción, presentado en el año 2014, apenas variaba la línea de diseñado que conocíamos tres años atrás en el concept, manteniendo su característica apertura de puertas, su corto capó o esos peculiares pilotos posteriores que además de aportar una estética rompedora en la marca también servían de apoyo aerodinámico en el tren trasero.

La mecánica también se mantuvo intacta, únicamente varió la cifra final de potencia del motor gasolina, ofreciendo en esta ocasión 231 CV para un total de 362 CV. Para la transmisión del motor de tres cilindros se recurrió, nuevamente, a la firma ZF montando, en posición transversal, una de sus cajas de cambio automáticas de convertidor de par de seis relaciones mientras que en el eje delantero se usa unos engranajes reductores compuestos por dos multiplicaciones, una para velocidades inferiores a 120 Km/h y otra para cuando el vehículo va por encima de 121 km/h.

De serie se ofrecía con un depósito de 30 Litros de capacidad que en opción, por un pequeño sobrecoste, podía aumentar hasta los 42 Litros, otorgando al BMW i8 un autonomía máxima de 600 Kms según afirmaba la marca, de los cuales un máximo de 37 Kms se podían hacer en modo 100% eléctrico. Desde mi experiencia, cuando tuve la oportunidad de probar el i8 jamás fui capaz de superar los 25 kms, pero gracias a la posibilidad de ser recargado en un enchufe doméstico, en ciudad es un coche verdaderamente ecológico con un consumo ridículo para la potencia y prestaciones que ofrece.

A finales del año 2017, BMW realizó una serie de modificaciones a mitad de vida del modelo, con pequeñas variaciones en el diseño, tanto exterior como interior, así como una mejora en las prestaciones gracias a que el motor eléctrico pasa de entregar 131 cv a 143 cv de potencia, cifrando un total de 372 CV. La batería también sufre cambios, llegando a un máximo de 9,2 kWh de capacidad útil.

Junto con el i3, el i8 dió el pistoletazo de salida a los primeros BMW con el apellido “i” y aunque casi diez años después la gama apenas ha variado, si que se espera la llegada de nuevos modelos a lo largo de los próximo años, coches como el i4 (berlina-coupé deportiva) o el iX3 (versión eléctrica del BMW X3) que ya han sido confirmados su lanzamiento para el año 2021.

En su momento se especuló con que la segunda generación del i8 pasaría a ser 100% eléctrica, algo completamente lógico a estas alturas si BMW hubiese querido mantenter esa posición ventajosa que en algún momento obtuvo en el mundo de los coches eléctricos. Por desgracia, tras el final de producción a principios de 2020, BMW no ha confirmado ningún sucesor para este modelo y es que los verdaderos amantes de la marca siguen prefiriendo un M2 o un M4 antes que el i8, más aún viendo la depreciación que tiene en el mercado de ocasión.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *